Make your own free website on Tripod.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

               ¿Qué haría usted con dos caños viejos, algunos pernos, una cadena de bicicleta, unas monedas y un par de balancines? El común de los mortales respondería “botarlos a la basura”. Pero para el escultor Mario Torres Sánchez la respuesta sería otra y es que este maestro del fierro hace que la chatarra se convierta en esculturas valiosas; con tan solo un poco de creatividad y unos cuantos soldaduras, logra bellas aves mitológicas, dragones, aves marinas, floreros lámparas, candelabros, y el personaje predilecto El Quijote de la Mancha, personaje central de la novela de Miguel Cervantes Saavedra, es uno de los mas solicitados.

En sus manos todo desperdicio de Chatarra se convierte en arte.

EL REY DE LA CHATARRA

Un hombre y un martillo convierte el hierro inservible de la ciudad en grandes obras de arte. El Distrito Magdalena está lleno de figuras de autos, motos, molinos de vientos y quijotes, sus favoritas.
Cuando uno se acerca a las esculturas se lleva más de una sorpresa al notar “de que material están hechos” todo lo hago con desechos, recurro a los depósitos de Chatarra”.
Tengo 58 años y la mitad de mi vida lo he dedicado a transformar chatarra en Arte. Encuentro un freno de camión, algunos clavos y juego con ellos hasta distinguir la forma de una cabeza, así de pronto armo un gallo de pelea o la mitad de un Sancho Panza. Una vez que tengo la idea, busco entre la chatarra el elemento que mejor me sirva para completar mis obras.

ALMA DE ARTISTA

A los 6 años me llevaron a una procesión y recogí patitos y hojas que cayeron e hice un gran castillo. Ya cuando comencé a trabajar en una ferretería con cualquier fierro con forma curiosa que encontraba, comenzaba a pensar ¿que podría ser? ¿a que se podría parecer?.

Yo he tenido una vida muy agitada, desde muy temprana edad he luchado duramente. Me interesó el trabajo de la cerrajería y a los 15 años entré como aprendiz. Los cerrajeros viejos me indicaban algo, pero eran un poco egoístas, yo los veía que hacían sus labores y no hacían el menor esfuerzo para emplear su imaginación, solo repetían y repetían las mismas cosas. No es que me sienta superior a nadie, el trabajo rudo y la mala paga hacen los días fregados, yo sentía que podía hacer otras cosas más.

Mi arte comenzó con una simple broma para burlarme de un amigo que era soldador y tenía el cuerpo un poco deforme. Entonces yo vi un fierro medio torcido y comencé a imitar su figura como si fuera él con su soldador y de repente un día se me perdió la escultura, la buscaba y no la encontraba; llegó el sábado y me acerqué a la oficina del dueño a cobrar y me encontré con la escultura en su escritorio. Me dijo déjamela y te doy diez soles, y así empecé recuerdo. Más adelante pasé a trabajar a otro taller con la idea de hacer esculturas periódicamente, le comenté al dueño mi idea y esto me permitió usar las máquinas fuera de hora de trabajo, me iba a los depósitos de la Av. Argentina y la Av. Colonial, al poco tiempo ya tenía muchas esculturas pero ningún cliente, entonces decidí llevar mis obras a un pequeño local que alquilé.

GENIO DORMIDO

Antes de hacer las figuras en fierro tenía pesadillas con monstruos, demonios, inexplicables criaturas que atormentaban mis sueños. Yo me sentía angustiado, con una extraña preocupación, pero cuando me ponía aconstruir cosas de fierro, sentía una tranquilidad enorme y hasta me olvidaba de comer y dormir. Poco a poco dejé de tener pesadillas porque el genio había despertado.
Para mí, todas las cosas tienen vida. Hasta las tuercas mas rotas me indican algo. Cuando yo veo esas cosas siento en mi corazón y en mi mente una vida, entonces me viene como un impulso incontenible para hacer algo bello. A veces sueño cosas, me despierto y trato de repetirlas igual otras veces. Cuando ya estoy haciendo mis obras, ya no puedo ni dormir.

GRADO DE PERFECCIÓN

Reconozco que hoy he llegado a un alto grado de perfección; porque puedo moldear, darle forma al fierro, con tanta naturalidad que las esculturas parecen tener vida propia, a pesar de ser hechas a base de chatarras y repuestos en general.
Una de mis esculturas preferidas, predilectas y que mas salen son los quijotes, los tengo en todo tamaño y en muchas formas; tienen gran acogida entre los coleccionistas y personajes de sectores residenciales.

PEQUEÑAS PIEZAS

A propósito de los quijotes; estos están confeccionados de la siguiente manera:

La cabeza de los Quijotes, con retazos de tubos de escape, el pecho con piñones de auto, los hombros con un pico en posición vertical, los muslos con balancines de camiones, las piernas con el freno de mano y la lanza con direcciones de vehículos pequeños. Aunque cada Quijote es completamente diferente en su estructura, se usan muchas otras piezas.

Confieso que aunque mi taller este lleno de Quijotes, nunca he leído la obra en su totalidad. Mas que una inspiración, es algo personal, todos conocen el Quijote y los extranjeros que llegan se impresionan por encontrar a al figura representativa de la literatura española.

En cada una de mis obras tardo 4 días; el día domingo en vez de quedarme en mi casa descansando me vengo al taller a inspirarme a crear mis nuevas esculturas, es un relajo trabajar con los fierros.

TRABAJO EN EQUIPO

Mi hermano Víctor Antonio es mi brazo derecho, lleva 20 años trabajando conmigo, él le pone a la escultura el factor de la apariencia: la limpieza y el barnizado. Yo me encargo de los diseños y de crear la parte mas importante de la escultura, Víctor la termina dándole el toque final.

ES UN ARTE VALIDO

Tengo muchos detractores, lo reconozco, pero también la crítica seria me ha hecho mucho bien, se que para algunos este tipo de trabajo es tosco, fuerte y antiestético, sin embargo es Arte.

¿Por qué es Arte? Es arte, porque hay una creación, no repetición, no en serie. Los trabajos que yo hago son únicos entre polémicas e insultos y también elogios, pero yo comprendo, como siempre ocurre que lo nuevo estremece, desconcierta y hasta es rechazado. Pero me basta y sobra pensar que lo que hago es bueno, la crítica dura no me ofende si son hechas con objetividad, después de todo ¿cómo sería este planeta si todos aceptamos lo que hay en este mundo?.

 
 

 
 
Copyright 2004 © Lizzeth García